miércoles, 2 de septiembre de 2009

Joel y Ethan Coen: "La violencia es una cuestión de diseño"


http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=481287&idseccio_PK=1026

NANDO SALVÀ

MADRID


--Ustedes suelen escribir sus propias historias, pero esta vez han adaptado la novela homónima de Cormac McCarthy. ¿Qué responsabilidades conlleva esa tarea?

--Ethan: No es que sintiéramos la obligación de no cambiar nada, hubo cosas del libro de las que nos deshicimos sin reparos. La responsabilidad que sentíamos era más bien del tipo, 'ya que la novela es tan buena, tratemos de no meter la pata'.

--Joel: Sí, McCarthy toma ciertas decisiones narrativas intrépidas, como matar a un personaje bruscamente y fuera de campo o evitar una confrontación directa entre el bueno y el malo. No habríamos hecho esta película si nos hubieran obligado a eliminar ese tipo de rarezas y ofrecer algo típico de Hollywood.

--¿Realmente son necesarias cuatro manos para adaptar un libro?

--E: Pues claro, porque mientras uno teclea en el ordenador el otro debe sostener el libro abierto. De otro modo, Joel tendría que teclear el guión con una sola mano.

--J: Claro, las novelas de bolsillo no siguen abiertas si no las sostienes.

--E: Suena a broma, pero buena parte de los diálogos están copiados directamente del libro. Nuestro trabajo de adaptación ha sido más bien de edición y condensación. Cuando escribimos nuestra propias historias debemos crear un argumento y unos personajes. En este caso, ese trabajo ya estaba hecho. Incluso el tono de la historia estaba perfilado.

--Y también la insólita cantidad de violencia que incluye.

--J: Sí, probablemente es lo más violento que hemos rodado jamás.

--¿Fue un problema para ustedes?

--J: Si se refiere a problemas morales, no. Nunca consideramos la violencia en esos términos, aunque, claro, somos conscientes de su poder sobre el espectador. Nuestra actitud frente a ella es casi una cuestión de mero diseño. Nos hacemos preguntas del tipo, ¿cuánta cantidad de color rojo necesita ese plano?

--¿Por qué eligieron a Bardem?

--E: Siempre habíamos querido trabajar con él, pero es español, y la mayoría de personajes que escribimos son norteamericanos. Así que ésta fue nuestra oportunidad, porque su personaje, tal como la novela lo describe, no es específicamente español pero sí extranjero. Siempre supimos que alguien con una presencia escénica tan fuerte y carismática como la suya huiría del cliché del asesino implacable a lo terminator.

--J: Menos mal que al final aceptó el papel. Al principio no estaba seguro.

--Debió de ser por esos pelos. ¿Quién decidió peinarlo así?

--J: Risas La gente de vestuario se documentó y dio con la foto del dueño de un burdel de Texas de 1979. Conectaba con la descripción que McCarthy hace del personaje: un tipo que pareciera autóctono pero, a la vez, casi de otro mundo.

--¿Es cierto que en el rodaje los chistes sobre él eran constantes?

--E: Bueno, es que no solo llevaba una redecilla encima del pelo y cantidad de maquillaje. Para protegerse la piel, también llevaba un pequeño parasol rosa sobre la cabeza. Parecía salido de Madame Butterfly, o algo así

--Pues es uno de los villanos más brutales de los últimos años.

--J: No estoy del todo de acuerdo. El libro lo describe como una personificación de nuestro mundo, por encima del bien y del mal. En el fondo, No es país para viejos habla de lo caprichoso que puede ser el cosmos, es el retrato de una sociedad en la que el bien y el mal no existen.

No hay comentarios: